La antroposofía

Una disciplina de conocimiento desarrollada por Rudolf Steiner, que afecta a todos los aspectos de la vida humana, espiritualidad y evolución futura.

“Antroposofía es un camino de conocimiento que quisiera conducir lo espiritual en el ser humano a lo espiritual en el universo.” Rudolf Steiner

Antroposofía es la sabiduría del hombre.

Es una ciencia que se refiere tanto al mundo de los fenómenos sensorios como a la realidad invisible detrás de estos fenómenos.

Investiga estas realidades haciendo del alma humana su instrumento de investigación.

La Antroposofía es un método y no una doctrina de revelación, tampoco una religión.

La Antroposofía indica el camino de autoeducación para despertar las facultades de percepción espiritual, latentes en cada alma humana.

La existencia humana se despliega en algunos de estos campos, específicamente en el mundo físico, el mundo vital, el mundo astral y el mundo espiritual propiamente dicho.

Estos mundos son objeto de la investigación antroposófica.

La Antroposofía describe las distintas jerarquías espirituales, su evolución y sus actividades por cuanto éstas intervienen en el proceso evolutivo del hombre.

La máxima intervención espiritual en el mundo planetario y humano ha sido la del Cristo.

Su aparición en la Tierra es el eje y el centro de la evolución, tanto cósmica como humana individual.

A partir de sus propias fuentes la Antroposofía revela aspectos esenciales del misterio de la vida del Cristo en Jesús de Nazaret.

Señala que la actuación del Cristo en la Tierra no quedó limitada a los tres años en Palestina; el Cristo acompaña y acompañará, en forma no física, pero no obstante concreta y determinada, las diferentes etapas del presente y futuro de la humanidad.

Aplicando otro enfoque puede decirse que el hombre se compone de cuerpo, alma y espíritu.

Con su cuerpo el hombre participa en la realidad físico-sensoria, con el alma en el mundo anímico y con su espíritu en el mundo espiritual.

La Antroposofía contesta hasta las más profundas preguntas del alma humana: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy?

Antroposofía, conocimiento integral del hombre.

Cuando miramos el mundo que nos rodea y comprobamos su situación actual, surge en nosotros un deseo de renovación. Vemos en el campo de la pedagogía, por ejemplo, un enorme desconcierto, una creciente tendencia a experimentar nuevos sistemas, un naciente impulso de querer cambiar, de querer aportar nuestro mejores esfuerzos a nuestros hijos. Pero en este empeño nos enfrentamos a la enorme barrera de nuestro desconocimiento del ser humano. Nuestro actual enfoque se limita a comprobaciones experimentales a corto plazo, a insertar al hombre en un campo de leyes de las que él no puede escapar. ¿Es el hombre simplemente un animal más inteligente? ¿Qué hay en él de específicamente humano, a diferencia de lo meramente zoológico y vegetativo?

Conocemos apenas un fragmento del ser humano, y esta parcialidad nos resulta hoy trágico. Porque nuestra falta de captación de lo Integral, de lo abarcarte, tanto en el hombre, en la vida, en la naturaleza y en el mismo cosmos, nos hace aplicar medidas, siempre parciales a los innumerables problemas que normalmente la existencia nos plantea. Actualmente hemos caído en una atomización, especialización, y falta el enfoque global que sea capaz de abarcar los fenómenos aparentemente más dispersos de la física, la química, la embriología, la astronomía, la antropología, la mística, en una unidad superior inteligible, rigurosa y científica que incluya asimismo los aspectos internos del hombre y de la naturaleza; esta disposición nos lleva a un callejón sin salida. Y hoy el hombre tiene en sus manos su destino, de él depende la supervivencia del planeta mismo.

Ante esta situación crucial, la Antroposofía ofrece una serie de alternativas basadas en el conocimiento integro del hombre y de su relación con la Tierra y el Cosmos. Este enfoque logra verter luz en las etapas evolutivas del hombre, tanto en su biografía personal, como en su biografía genética, es decir, en la historia; logra establecer los ritmos de transformación que se suceden en las distintas etapas del desenvolvimiento del hombre, de los diversos reinos de la naturaleza y del universo, ligando así materias tan aparentemente dispares como la astronomía y la embriología, la geología y la medicina, etc. , descubriendo sus vínculos íntimos y su interrelación mutua. La antroposofía de Rudolf Steiner , también denominada ciencia espiritual, ha dado impulsos renovadores, gracias a este conocimiento profundo y abarcante, a esferas prácticas tales como la agricultura, la pedagogía, la medicina, el arte, la filosofía, etc., logrando con ello una antroposofía efectiva y fecunda en realizaciones prácticas y generadoras de futuro.
—————

“La auténtica verdad no es la verdad, sino el error transcendido.
La verdadera realidad no es la realidad, sino la ilusión despejada.
La verdadera pureza no es la pureza primigenia, sino la impureza depurada.
Y lo verdaderamente bueno no es el bien original, sino el mal superado. …” Dr. Friedrich Benesch

RUDOLF STEINER

Rudolf Steiner nació en Kraljevec (Austría), en 1861, y murió en Dornach (Suiza) en 1925. Cursó estudios de Ciencias Naturales, Matemáticas y Filosofía en Viena. Fue docente, escritor, redactor y conferenciante. Un investigador y filosofo adelantado, que vivió experiencias suprasensibles totalmente lúcidas, y desarrolló un método de conocimiento preciso y objetivo. Uno de los pensadores más originales del siglo XX.  Basa su trabajo en el conocimiento directo y percepción de las dimensiones espirituales, e inicia una ciencia del espíritu accesible a todo aquel que quiera ejercitar con claridad y sin prejuicios el pensar, desarrollando “la Antroposofía”. Ésta ofrece al hombre del siglo XX, que se hace preguntas sobre sí mismo y su destino, una nueva imagen del mundo y del hombre, aplicando la rigurosa metodología científica al desarrollo de la ciencia espiritual, revela el alma consciente y su relación con Cristo.

Desde sus investigaciones espirituales sugiere la renovación de muchas actividades, incluyendo educación, agricultura, medicina, economía, arquitectura, ciencia, filosofía, religión y arte. Hoy hay cientos de colegios, clínicas, granjas y otras organizaciones que trabajan poniendo en práctica sus principios.